viernes, 28 de octubre de 2016

¿Será que empecé a ponerme viejo?
Por : Juan Abel Angélico

Hay muchas cosas que nos hacen dar cuenta cuando estamos envejeciendo, por ejemplo algunos empiezan a pensar como un viejo, cuando ven a esos muchachos con el corte de cabello "cresta de gallo" , teñidos de rojo, con sus cejas depiladas como se usa ahora y dicen que el corte a la romana era mejor, mentiras!! Y piden a los gritos que vuelva el servicio militar.
Otras personas se  agarran una rabieta cuando escriben, ksa por “casa”, kso por “queso” o q por “que” o peor baca en lugar de “vaca”, o lo que considero un sacrilegio,  mila en lugar de “milanesa” por qué!!!,  la milanesa para ser milanesa tiene que llamarse así.
A mí eso no me pasa,  no me enojo con esos peinados tipo cresta o cejas depiladas, confieso que no me gusta que le cambien el nombre a la milanesa, pero  eso sí que mis alumnos en una prueba no me escriban ksa ni kso y menos baca.
Otro síntoma es cuando algunos comparan sus tiempos con los actuales. Por ejemplo, dicen que ahora que todos prestan más atención al celular que su familia, que no se conversa ni se las mira. Imaginemos una familia desayunado, el papa con el celular, la mama poniendo manteca en la tostada del nene y la nena los dos de guardapolvo, ahora cambiemos el celular de la mano del papa, por un diario, ¿les parece conocida esa imagen?, tal vez ustedes eran ese papá con el diario o lo vieron en una telenovela de Andrea del Boca cuando era chiquita donde lo único que hacía era llorar. ¿Vieron que no es culpa del celular?, antes se decía del diario lo que hoy del celular.
A mí estos últimos días me pasaron  algunas cosas curiosas, junto con el deseo de mirar películas de cowboy por YouTube  seleccionando las mismas  películas que veía en  la función de matinée del cine San Martin las tardes de los Domingos , empecé a recordar cosas de la infancia, los juegos en el patio de mi casa, paseos en bicicleta, a mi padre llegando de su trabajo y esas tardecitas tomando mate en la vereda con mis padres y hermanos, o esas noches sentado en el umbral de aquella vieja casa de la abuela por  Juan Pujol y Salta, mirando una estrella que estaba al noreste, cuya luz producía un efecto similar a un parpadeo y cambio de colores, estrella de la que en ese entonces  me declare en forma unilateral su amigo y aun hoy, cuando levanto la vista la veo allí, y seguirá estando cuando yo ya no este, y fantaseo que la seguirán viendo mis hijos , nietos y bisnietos.

Me entra nostalgia cuando viene a mi memoria esas fiestas de fin de año cuando se juntaban mi padre con sus 9 hermanos con sus parejas y  mis primos, todos en aquel patio de cemento coloreado de rojo, bajo una parra y en una gran mesa.
Siento todavía el aroma de carne al horno, preparada por mi madre en la cocina de mi casa, desde temprano para llevar a compartir a la noche. Escucho todavía la voz de la tía Cata, anunciando la llegada de la ensalada de fruta.
Todas esas cosas maravillosas que nos transmiten nuestros sentidos, colores, aromas, bullicio de niños y voces queridas, todavía la tenemos guardadas en algún recodo de nuestro cerebro y vienen, no cuando queremos sino cuando necesitamos sentirlas.
Luego el tiempo pasó, nunca más nos juntamos bajo el parral,  muchos  nos fuimos de nuestro pueblo,  algunos se quedaron, otros como mi padre, mi hermano y  algunos tíos despacito se fueron con la abuela. Seguramente ellos ya estarán sentados en la gran mesa en el patio de piso rojo, bajo la parra del patio de la abuela, yo no estoy triste sé que algún día lejano, padres, tíos y primos nos volveremos a encontrar, esta vez para siempre. Si es así pido una sola cosa, me gustaría que cuando llegue ese día yo vuelva a ser un niño.
¿Será que empecé a ponerme viejo?.

domingo, 22 de abril de 2012

Domingo

 Por : Juan Abel Angélico

Domingo otoñal
domingo de soledad y sonidos lejanos,
de niños que juegan y gritos de gol
otros domingos aquellos,
tan lejanos.
Tardes de aventuras,  y de magia
tardes de cine.
Cabalgando en el  “plata” del llanero solitario
O en  el “ trueno” del zorro.
Acariciando a Lassie.
Embarrados en trincheras,
disparando a alemanes ,
o temibles  japoneses.
 Piloteando aviones en la guerra,
o cabalgando por  llanuras o montañas.
Riéndonos de  Carlitos Chaplin,
o sufriendo las desventuras de el gordo y el flaco.
Mágico lugar, el cine
donde todos éramos  Guy Williams, Clint Eastwood
 Charles Bronson  o, Lee Van Cleef.
Tardes de infancia
tardes inocentes  y felices
tardes con mi hermano ,
tardes  que extraño

martes, 28 de febrero de 2012

La casa de Horacio Quiroga

 Por: Juan Abel Angélico
 En los últimos días de vacaciones, quise hacer algo distinto.
Tome mi máquina fotográfica, mi libreta de notas y  salí a las 4 de la mañana en mi viejo auto, rumbo  las rutas de Misiones.  Al mediodía ya estaba en   San Ignacio, recorriendo  las ruinas jesuíticas,  agobiado por el intenso calor misionero,  salí del predio con folletos y algunos recuerdos en la mano, ahora solo me faltaba  conocer la casa de Horacio Quiroga. Cuando llegue al auto, la rueda trasera izquierda estaba desinflada, no tenía rueda de auxilio y a esa hora no veía a nadie en la calle para preguntar por una gomería, entonces comencé a caminar, por las subidas y bajadas de las calles del pueblo.  Después de varias cuadras las mismas se convertían en un infinito sendero de tierra colorada,  lentamente el monte se hacía más tupido hasta el punto de que las ramas de los arboles no dejaban ver el cielo. Solo me acompañaba el sonido de mis pasos sobre las hojas y ramas secas con el canto de los pájaros y el revolotear de mariposas de infinitos colores que parecían darme la bienvenida, a ese mundo irreal. Cuando me di cuenta  estaba en un laberinto natural de cañas, pero extrañamente todo era silencio, no escuchaba más mis pasos ni el sonido de la selva, ya no sentía calor ni cansancio. Entonces llegué a un claro, allí sentado en el borde del aljibe estaba un hombre de ojos claros con su barba y cabellos revueltos,  quien atentamente seguía con su mirada a una pequeña niña,  quién jugaba con su extraña mascota, un coatí, animalito que abunda en Misiones. Cuando me aproximé a la figura delgada, de camisa blanca y de pantalones oscuros,  esta se irguió y sin decir palabras me ofreció un poco de agua fresca, del  balde recién sacado del aljibe, con una taza amarilla enlozada.
El fresco del agua me hizo bien, me  recupere de la incipiente insolación que me regalo el  fuerte sol misionero, adelante del aljibe unos metros más allá estaba una  casa toda de piedra.
El extraño tomo de la mano a su hija y me hizo señas que lo siguiera, entre en la casa de muebles sobrios y antiguos  a la derecha sobre una mesa una antigua radio dejaba escuchar un vals,  entre  y me distraje algunos minutos subyugado por la magnífica vista desde la ventana del comedor, parado al lado del pequeño escritorio donde descansaba una máquina de escribir y algunos papeles. De pronto, el ruido del monte volvió, mire hacia atrás y el extraño hombre ya no estaba. Curiosamente la casa de golpe estaba vacía y muerta, solo quedaban unos pocos muebles.
Comprendí que llegue a el lugar que buscaba, entonces salí, recorrí el doble círculo de palmeras que plantó Horacio Quiroga,  el decía que era  un aura mágica que protegería su casa y familia. Visité la réplica de la casa de madera, donde vivió en su primer etapa en San Ignacio , me senté en un banco debajo de la sombra de un árbol y quede dormido, me despertó el sonido de las risas de un hombre y una niña que precian jugar lejos en el monte.
 Tome mis cosas mientras el sol ya caía en el horizonte detrás de los cerros y volví caminando hacia el pueblo, preguntándome quien era ese hombre que vi en la casa de Horacio Quiroga, cerca del rio Paraná en San Ignacio.



jueves, 16 de febrero de 2012

Chismes peligrosos

 Por: Juan Abel Angélico


La puerta se abrió dando paso a la robusta mujer, quien cargaba cuatro bolsas, dos en cada mano. Traía lo necesario para cocinar toda la semana.
-       Gordo sabes lo que me enteré? Le dijo a su marido
-       Que el Facundo, el que trabajaba en la fábrica se murió. Hablo la mujer sin darle tiempo de decir algo al gordo.
-      - Pobre, tan joven y con cinco hijos, dijo el marido. Mientras se secaba el sudor de la frente con su arrugado pañuelo.
-       Si, cinco hijos, que no son de él, dicen. Por qué la viuda no es ninguna santa, agrega la mujer.
A los 10 minutos, mientras compraba el diario en el kiosco de la esquina
-       Se murió el Facundo, el que cría cinco hijos  que no  son de él, me acaba de contar mi mujer 
 Le dijo el gordo al canillita
Abriendo los ojos incrédulamente el diariero, no atinó a decir palabra.
Al rato, mientras el canillita cobraba el último de los diarios a los parroquianos del bar del Rubén, repetía:
-       se murió el Facundo, el marido de la Tatiana, la que tiene cinco hijos de distintos hombres, seguro lo mato algunos de sus  amantes.
  Al rato salió el José, el marido de la Aurora,  borracho como todos los días a esa hora , se cruzó con su compadre , el gordo , que en ese momento estaba por entrar a su turno de la fábrica.
-Compadre, sabe quien murió?
- Si le dijo,  el Facundo.
- Sabia, compadre que lo mato el amante de su mujer?
-De la mía?,  le dijo el gordo
- No sea bruto, de la de él!!!!!
Por la noche en todo el pueblo se rumoreaba la muerte del Facundo, todos sabían que lo mato uno de los amantes  de la mujer, nadie acertaba como. Algunos decían de un tiro, otros de un golpe y los lectores de  las novelas de Sherlock Holmes, pensaban que lo envenenaron.
A la noche, el gordo sale de su trabajo, sube al colectivo y mientras paga el boleto, le dice al chofer:
-       Te enteraste que murió el Facundo? El que trabaja en la fábrica.
-      No!!! , si lo vi recién en la esquina dice  el chofer, mientras pone en marcha el colectivo, sin sacar la vista del gordo. En ese momento se escucha un golpe y un grito, el colectivo choca al Facundo que cruzaba la calle.

viernes, 13 de enero de 2012

Navidad

 Por: Juan Abel Angélico

Llueve…..a veces más fuerte a veces suave, se siente  en la piel esa extraña mezcla del fresco de la lluvia y el calor que se levanta del asfalto y su olor característico.
Nunca sucede en esta fecha, pero hoy si lo hizo como si  la naturaleza fuese caja de resonancia de mi estado de ánimo.
Hoy no es un día para estar solo y amargado, hay que estar en familia y feliz, yo voy a pasar con los míos. Salgo de casa y espero el colectivo media hora. Al subir en el, estoy yo solo y el chofer quién me habla  de que era la última vuelta y luego se marchaba a su casa donde lo esperaban su mujer y su hijos, creí escucharle decir algo de los regalos para sus nietos, comprados a última hora, yo ya no lo escuchaba en su monologo.
No quería escuchar a nadie, quise escaparme de esa charla monótona, entonces me baje en el centro, unas cuadras antes.
Al bajar del colectivo me invade el olor de las comidas que vienen de los hogares y la música, risas y bullicio de la gente, recordé navidades de viejos tiempos, entonces los envidié.
Empiezo a sentir frio y como es verano no llevo ningún abrigo, nuevamente pienso en la complicidad de la naturaleza.
Comienzo a caminar sin rumbo,  recorro las calles casi solitarias y húmedas, se escuchan algunos petardos, música lejana y la alegría de la gente que caminan presurosos, algunos  llevando paquetes otros botellas o envoltorios de comidas a sus hogares, algunos caminaban en silencio otros llevaban sus hijos en sus brazos, muchos con paraguas y con abrigos, cosa extraña el frio en verano.
A medida que me acercaba a las 12 de la noche la gente en la calle disminuía, intuí que todos estaban con sus familias disfrutando entre sí, y yo….. la antítesis,  caminando por esas calles solitarias, triste y solo, pero yo de alguna manera marchaba  al encuentro de los míos.
Sentía cada vez  más frio, era mi ropa mojada y el viento que soplaba, las pequeñas gotas de la llovizna se juntaba en mi pelo, como en una esponja y luego caían formando chorros continúo de agua que me mojaban el rostro y mis hombros, no me importaba.
Llegué al puerto, solitario ya, no habían más ni vehículos ni gente caminando, era todos silencio , interrumpido solamente por explosiones de petardos lejanos, continua caminando , ahora por la costanera, mire mi reloj ya marcaba las 23:57 , entonces me senté en el banco de siempre, saque de mi bolsillo un pequeño trozo de pan dulce, envuelto en un papel del diario del domingo, comí el primer  bocado al mismo tiempo que comenzaron a escucharse las interminables explosiones de pirotecnia y el cielo se iluminaba de luces multicolores, para los demás todo era alegría. Para mí también en cierta forma lo era, porque en ese momento, estaban conmigo los que no están, ellos acudían a la cita puntualmente todos los 24 de Diciembre a las 12 de la noche, como antaño lo hacían todos juntos, reunidos en esa gran mesa en la casa de la abuela.